jueves, 4 de junio de 2015

Observaciones al proyecto de dique interceptor en la zona de Agropil

El Director de la Comisión Nacional del Pilcomayo, Ingeniero Daniel Garay, tuvo una reunión con los productores ganaderos criollos de la zona de AGROPIL, el 21 de Mayo pasado.  Les informó de dos proyectos que se ejecutarían próximamente.  El primero se refiere a la canalización de la Cañada Lamadrid Norte, aparentemente por pedido expreso de los ganaderos y estancieros ubicados aguas abajo de la región de Margariños.  El segundo, la construcción de un dique para controlar los sedimentos, que se construiría aprovechando los bajos de la zona de AGROPIL.  Como coronación de lo que para los presentes era una irracionalidad incomprensible, justificó las propuestas con el argumento de que ya no necesitarán tantas tierras para producir "lo poco que tienen" ("las pocas cabras", literalmente), porque van a traer proyectos de desarrollo, con ganadería intensiva y agricultura; todo esto asociado a un proceso en donde el INDERT (institución oficial encargada de las tierras en el Paraguay, muy reconocida por la poca transparencia de sus gestiones) aseguraría la titularidad de sus tierras.

Luego de esta reunión, se nos pidió una opinión respecto a estas propuestas.  Las observaciones que siguen se han realizado para responder a este pedido; en base a investigaciones en la cuenca media argentina, desarrolladas por Mabel Amarilla y Luis María de la Cruz, de manera independiente. El texto que sigue fue redactado por Luis María de la Cruz; siendo de su absoluta responsabilidad.

El Pilcomayo arrastra, en crecientes normales (la de este año fue inferior a lo normal), entre 130 y 160 millones de toneladas de tierra (sedimentos minerales) por año. De estas, entre 120 a 130 millones de toneladas de tierra representan el 90 % del arrastre total; ya que los finos en suspensión no se calculan para los procesos de depósito (datos SSRHN 1967-2003). Los depósitos dejado sin dique (o sea, con los sedimentos corriendo con el agua) en la zona de Potrillo (área de bañado con corredera natural, sin obras de canalización, un poco más arriba que Agropil) oscilaron (observaciones en Argentina, entre el 2000 y el 2005) en promedio entre 0,40 m y 0,60 m por año. El espesor promedio depositado en la zona del río se considera teóricamente en equilibrio (se deposita lo mismo que se arrastra); aunque no es así, sino sólo para el cálculo de corto plazo (la prueba está en que el mismo río se colmata a largo plazo). El espesor de los depósitos en zona de los canales y cañadas es de 0,30 m anual; promedio que debe considerarse en la evolución de los canales; ya que la fuerza de arrastre de fondo de los canales es mucho menor que en el cauce mismo del río. Este depósito anual es lo que se evidencia en las cañadas y correderas, que se colmatan cada tantos años, dependiendo de la combinación de la magnitud de la obra de drenaje y la capacidad de arrastre de fondo que toma el agua en creciente en ese tramo. En el caso de las cañadas naturales, las curvas que se forman por falta de pendiente, juegan en contra de la vida útil de la cañada; ya que al disminuir la velocidad en las curvas, los depósitos se aceleran. Lo mismo pasa cuando se forman curvas en los canales. Entre 2003 y 2010, frente a Potrillo (2003-2005 sin obras de canalización, 2006-2010 con obras de canalización), los perfiles que se hicieron demostraron que hubo una deposición de sedimentos del orden de los 0,35 m por año. O sea, que el suelo se elevó en siete años 2,45 m, habiendo cauce y sin barreras naturales o artificiales. Los resultados son más que evidentes en las transformaciones profundas que se observan a simple vista en la zona.

Junto con el arrastre de sedimentos minerales, se produce el arrastre de vegetación (palo bobos, troncos de sauces y otras maderas que caen de las barrancas). Este arrastre de vegetación produce grandes acumulaciones en las zonas de menor velocidad, incrementando la tendencia al taponamiento de los cauces, correderas, cañadas y áreas bañadas de paso del agua. Si bien no se los considera en los cálculos hidráulicos de sedimentación, son parte de la realidad del Pilcomayo que define sus características cambiantes sobre el territorio y la transformación de cauces en zonas totalmente colmatadas. Constituye uno de los factores primarios de atarquinamiento del río, cañadas y canales. La característica aleatoria del desarrollo de estos materiales no permite incluirlos en los modelos hidráulicos para la previsión del comportamiento del río.

Consideremos, con estos datos, el proyecto del dique interceptor en la zona de Agropil.

Suponiendo que el sistema funciona perfectamente (lo cual hoy ya no es así); debería ingresar el 50% de los volúmenes de agua y sedimentos a Paraguay. Prácticamente todo ese 50 % debería llegar a Agropil, pues debe canalizarse desde la Embocadura hasta ahí en este momento, para que el sistema funcione. Esto significa que el 50 % de los sedimentos transportados se encontrarían frente a una barrera que detiene su paso. Estamos hablando de aproximadamente 60 millones de toneladas. Esto representa entre 25 y 37 millones de metros cúbicos (dependiendo de la densidad media del sedimento que se transporta) por año que quedarán en el dique. El área de deposición de Agropil, si calculamos con el diseño del proyecto de la Comisión y un sector retrocedente hasta Pelícano o Tuscal viejo (puesto la Mora, 17 Km aproximadamente en línea recta, que es más que lo que se suele calcular como efecto de remanso), tenemos una superficie aproximada de un 125 millones de metros cuadrados. Con un muro de seis metros de altura máxima en la coronación (exagerando las posibilidades topográficas de la zona), aguas abajo, disminuyendo hacia aguas arriba según los niveles que de el terreno, y una profundidad natural promedio de 1,5 m ( media que está también exagerada), tendríamos una capacidad de retención hasta su colmatación de 187 millones de metros cúbicos. Esto significa que en cinco años se colmata formando un domo en la cuenca y facilitando el paso para Argentina de los sedimentos y el agua; además de inundar hacia el Norte en Paraguay. Claro que la hidráulica no es una ciencia exacta y el río no es matemáticas. Al empezar a colmatarse la parte baja y frenarse el agua de cada pico de creciente, el resto lo hará aceleradamente en mucho menos tiempo y los desbordes se producirán desde el primer año, principalmente hacia el Sur de la cola de remanso, en donde tiene mejores pendientes. Siguiendo el diseño del terraplén planteado por el MOPC, en el primer año muy probablemente el agua pasará hacia Argentina, inundando totalmente la localidad de Puerto Irigoyen y poniendo a riesgo la localidad de El Quebracho.

Imagen donde se puede apreciar el diseño del dique interceptor de AGROPIL

Con las cifras mencionadas, la idea de movilizar los sedimentos mediante maquinaria a otros sitios para incrementar la vida del dique, cae por su propio peso. No hay presupuesto que soporte tal magnitud de trabajo y en tan poco tiempo, pues para moverlos, hay que esperar que el suelo pueda pisarse con maquinaria; y eso ocurre recién para finales del Invierno o principios de Primavera. Considerando que un volquete medio carga entre 5 a 6 m3 de tierra; se necesitará mover mínimamente alrededor de cuatro millones de volquetes; a fin de remover los sedimentos de un año.

Si paralelamente se canaliza la cañada Lamadrid Norte, un porcentaje del agua y sedimentos derivará por ahí. Gran parte de estos sedimentos van a terminar entre Margariños y Catán o incluso General Díaz, inundando más a los pobladores que ya están sufriendo las consecuencias de la colmatación de la cañada, y abriendo nuevas zonas de inundación, hacia el Norte y Sur. Ya he mostrado cuáles son empíricamente los índices de sedimentación anual promedio para el funcionamiento de estas cañadas.

La derivación por la cañada, le daría una chance a ese dique; digamos, por un año o en el mejor de los casos dos.

En todo esto, es necesario resaltar que hasta ahora se mantienen los bajos de Agropil porque los sedimentos quedan mucho antes, debido a la colmatación de Lamadrid desde San Antonio hasta Solitario y porque antes funcionó la cañada y llevaba el agua con sedimentos hasta Catán (por eso se inundaron todos esos campos, entre Margariños, Catán y más abajo).

Estos son los argumentos por los cuales, desde 1995 que se habla de la construcción de un dique interceptor, no se ha realizado. El primer proyecto debía unir San Martín con San Antonio; fracasó terminando ya el diseño, debido al arrastre de sedimentos d ella creciente de 1998-1999, que modificó absolutamente la topografía de la zona (topografía de diseño). El segundo proyecto debía desarrollarse entre Caracol y Agropil. Tampoco se realizó debido a los cambios permanentes en la topografía por el arrastre y deposición de sedimentos; sin dar lugar ni a los estudios preliminares (sólo los topográficos básicos de la traza). Un tercer proyecto se debía estudiar en la zona de Quebracho-Tuscal, aproximadamente; pero no se llegó si a hacer la topografía básica debido a los cambios topográficos en Paraguay, al ingresar los mayores módulos a este país desde el 2010. Halcrow licitó los estudios y decidió un emplazamiento en la zona de canales. Al modelar se dieron cuenta de que un dique en esa zona colapsaría de inmediato, por lo cual propusieron un sistema de “alerones” paralelos al río y canales, que derivaran el agua de manera más regular. Sin embargo no se avanzó debido a los cambios profundos que cada año el Pilcomayo produce en toda la región de bañados.

Lo más sensato y hasta ahora efectivo, ha sido limpiar los canales y cañadas para el el agua avance y haga su recorrido. Por supuesto que esto significa que los sedimentos avanzarán aguas abajo, en la medida en que los canales avancen aguas abajo. La única forma de lograr agua “limpia” en los sectores medios e inferiores, es dejar que el agua desarrolle su avance por las zonas bajas, depositando los sedimentos y drenando en sitios claves de las nacientes de cañadas inferiores. Esto significa inundar más a los productores de las zonas medias (Mistolar hasta Catán o General Díaz). Los beneficios obtenidos por los productores del sector inferior, deberían traducirse en sistemas de subsidios para los productores del sector medio, atendiendo a las potenciales pérdidas materiales y pérdidas de oportunidad productiva y capitalización.

A estos aspectos críticos, es necesario agregar la opinión y percepción que la población local tiene del proyecto del dique interceptor. A los ojos de los técnicos que han pergeñado la idea de un dique interceptor para el “filtrado” de las aguas con sedimentos, las tierras bañadas y la gran laguna de Agropil, son tierras baldías o inútiles. Esto justifica para ellos, el llenarlas de sedimentos que tardarán años en tornarse en tierras aptas y también el traslado de excedentes de sedimentos a otras áreas naturales bajas. Sin embargo, para los pobladores de la región, esta zona se constituye en una fuente inagotable de forraje en tiempo de sequía; manteniendo incluso algunos niveles de agua en la parte central de la laguna. El manejo cultural de estos campos se presenta como un claro ejemplo de uso pastoril compartido, constituyendo una forma de pastoreo colectivo responsable por parte de los pequeños productores criollos que ocupan la región. Este sistema pastoril pilcomayense (repetido en otras zonas del bañado como estrategia colectiva de los ganaderos criollos) se torna en una importante manifestación de la existencia de una estrategia de mitigación (no la única) para los cambios que se van incrementando en esa zona, debido a las transformaciones naturales del río y sus bañados y a las evidentes variaciones en el clima de la región, en los últimos años. El proyecto es visto, por la población local, como un atentado irracional a sus economías, a su soberanía alimentaria y a sus derechos territoriales tácitamente adquiridos por ser pobladores centenarios de la región.

martes, 2 de junio de 2015

SISTEMA DE ALERTA TEMPRANA Y MONITOREO DE LA CUENCA BAJA DEL RÍO PILCOMAYO

SISTEMA DE ALERTA TEMPRANA Y MONITOREO DE LA CUENCA BAJA DEL RÍO PILCOMAYO

A continuación compartimos una ficha de información acerca del sistema de alerta temprana y monitoreo de la cuenca del río Pilcomayo.

Tipo de evento/s objetivo/s (inundaciones, sequías, incendios)

El sistema de alerta vinculado al monitoreo ambiental del Pilcomayo, atiende, en primer lugar, a las crecientes; intentando prevenir a las poblaciones asociadas al río y los bañados, del advenimiento de las inundaciones regulares, inundaciones excepcionales, cambios en el desplazamiento del río y de los bañados y potenciales zonas de riesgo o de aumento de vulnerabilidad.

Concomitantemente, luego del período de crecientes, se previene sobre potenciales situaciones de sequía crítica, según haya evolucionado el desplazamiento del agua, especialmente en la zona de los bañados.

Cobertura geográfica del sistema


El sistema está referenciado geográficamente en la cuenca baja boliviana (desde Villamontes al límite con Paraguay y Argentina); en Argentina, Salta y Formosa; en Paraguay, Boquerón.

La información que se recaba y difunde de la Cuenca Alta boliviana es en función preventiva, ante eventos excepcionales o prolongación del ciclo de crecientes regulares.

Fuente de información para su funcionamiento

Datos hidrométricos

  1. Dirección Ejecutiva de la Comisión Trinacional para el Desarrollo de la Cuenca del Río Pilcomayo (DE-CTP)
  2. EVARSA – Subsecretaría de Recursos Hídricos de la Nación (Argentina)
  3. SENAMHI (Bolivia)

Datos meteorológicos

  1. Servicio Meteorológico Nacional (Argentina)
  2. SENAMHI (Bolivia)
  3. DINAC (Paraguay)

Información local

  1. Pobladores y productores de las diferentes zonas, enlazados mediante Facebook, correo electrónico, celulares (en sus diversas formas de intercambio de información: MSM, Wathsapp, Hangouts, Messenger, Skype), con quienes se intercambian noticias locales sobre la evolución del agua, imágenes y vídeos.
  2. Organizaciones no gubernamentales que colaboran con información local (Bolivia, Paraguay y Argentina).
  3. Defensa Civil de Salta, a través de su Facebook
  4. Funcionarios de organismos públicos de los tres países, de manera independiente o vinculada a su función pública.
  5. Prensa escrita (El Tribuno de Salta, Informate Salta, Nuevo Diario de Salta; El Intransigente de Salta; La Mañana de Formosa, El Comercial, de Formosa; Ultima Hora de Asunción; ABC Color de Asunción; La Nación de Asunción; El Deber, Bolivia; El País, Bolivia; Erbol digital, Bolivia; otros)
Actualmente hay una trama de más de doscientos actores activos y 1700 actores entre activos y receptores pasivos de la información, enlazados por las diferentes redes de comunicación social.

Información satelital


  1. Imágenes satelitales LANDSAT mediante el servicio de USGS a través del sitio http://earthexplorer.usgs.gov/
  2. Imágenes satelitales MODIS mediante el servicio de la NASA, a través del sitio http://lance-modis.eosdis.nasa.gov/

Tiempo de respuesta


Depende de la actualización pública de los datos hidrométricos (DE-CTP, EVARSA, SENAMHI).

Corrientemente podemos dar alerta a la costa argentina y paraguaya con por lo menos 11 horas y hasta 36 horas de anticipación de los eventos extraordinarios, en los sitios que se producen desbordes regulares con mayor impacto sobre el territorio. Esto varía un poco año a año, debido a los cambios estructurales en el río, por los procesos de colmatación y reubicación de sedimentos.

En la zona de formación de los bañados, después del sistema de canales de reparto (Argentina-Paraguay), el tiempo de respuesta varía de 3 a 5 días de anticipación.

El sistema no contempla todavía una respuesta directa en las cabeceras de la cuenca baja (Villamontes, Bolivia), a las crecientes de la cuenca alta boliviana, debido a que las fuentes de información hidrométrica son someras (una vez al día).

Descripción de su funcionamiento

Para entender el funcionamiento del sistema de alerta, es necesario entender la estructura y funcionamiento del río.

Brevemente, la estructura del río comprende un sistema de carga, en la cuenca alta boliviana (aproximadamente 90.000 km2), un cauce de llanura que actualmente va desde Villamontes (Bolivia) hasta la zona de reparto (Noroeste de Formosa. Argentina). Se trata de la cuenca baja superior. En la parte inferior de este sector se producen desbordes regulares que forman áreas de avulsión extensas en Bolivia y principalmente Argentina. La regularidad de los desbordes ha ido en incremento desde 1990 (esporádicas) hasta principios de la década del 2000, que son anuales.

A partir del sistema de reparto (aguas abajo del sistema de avulsiones mencionado), se forman dos sistemas de bañados, uno del lado paraguayo y otro del lado argentino. Ambos sistemas están canalizados hasta cierto punto y luego se forman los bañados propiamente. Esto conforma la cuenca baja media.

Del lado argentino, esta formación es más o menos regular y limitada territorialmente, con procesos de colmatación creciente hasta la Ruta Provincial 28, que actúa de dique interceptor, con drenaje mediante un vertedero. Aguas abajo de la Ruta Provincial 28 el sistema de bañados mantiene una mayor regularidad, formando esteros y una red de riachos que desembocan en el río Paraguay.

Del lado paraguayo, el sistema de bañados es menos definido y más extendido en el territorio, formando, a partir de General Díaz, esteros y una red de riachos que también desembocan en el río Paraguay. Aproximadamente desde una línea imaginaria que une la Ruta 28 en Formosa (Argentina) con General Díaz en Boquerón (Paraguay), hacia aguas abajo hasta la desembocadura delos riachos en el río Paraguay, se conforma la cuenca baja inferior.

El río, hasta el primer sector de bañados, aguas abajo del sistema de reparto (cuenca baja superior y primer tramo de la cuenca baja media), funciona como un río de montaña, en la llanura. Cuando se registran precipitaciones significativas en la cuenca alta, crece de repente, con un arrastre importante de sedimentos que proceden en parte de la cuenca alta y en parte de la remoción del lecho y barrancas de la cuenca baja. Al cesar las precipitaciones, de un día para el otro, o en horas, disminuye su caudal y velocidad, depositando gran parte de los sedimentos arrastrados, aguas abajo. Este fenómeno de picos de caudal y caídas repentinas es lo que provoca el atarquinamiento del cauce, propio del Pilcomayo; favoreciendo el desarrollo de áreas nuevas de desbordes y retroceso del río, con la formación, aguas abajo, de bañados inestables.

En 1991 La Comisión Binacional del Pilcomayo (Argentina y Paraguay) comienza a desarrollar una estrategia de control del retroceso, mediante canales de derivación hacia ambos países (sistema de reparto), con el objetivo de acelerar la velocidad del río en el último punto de atarquinamiento y detener el proceso retrocedente. Desde entonces, mediante obras de canalización anuales (no siempre con regularidad), se ha mantenido este sistema de reparto en un radio de poco menos de ocho Km. La aceleración de la velocidad del agua implicó el avance de los sedimentos arrastrados en los picos hacia el sistema de bañados; con lo cual éstos, en su primera sección, comenzaron a modificarse significativamente, con áreas de colmatación e inestabilidad territorial. La solución propuesta por la población indígena local fue realizar anualmente canalizaciones internas del bañado, que faciliten el transporte de sedimentos hacia sectores no colmatados. Esta tarea se realiza desde el año 2006 tanto en Argentina como en Paraguay, dependiendo de los presupuestos estatales destinados a tal fin. Con los canales, se traslada el problema de inestabilidad más hacia abajo; pero se evitan derrames más extendidos en zonas hasta ahora altas. En Formosa, Argentina, la remoción de sedimentos se acompaña con la construcción de una defensa extendida en las zonas más críticas, cubriendo alrededor de cien Kilómetros de terraplén continuo. Este sistema defensivo protege los pueblos, establecimientos y parajes al sur del bañado; pero a la vez se constituye en un sector crítico de monitoreo permanente, debido a los riesgos de ruptura por erosión.

En síntesis, se trata de un sistema que, especialmente a partir del paralelo de 21° 30', se torna progresivamente hacia aguas abajo, muy sensible y frágil en cuanto al mantenimiento de una estructura de cauce. Esto lleva a que se desarrollen zonas de riesgo que aumentan la vulnerabilidad de las poblaciones asentadas en ese sector de su cuenca. El riesgo se incrementa a medida que se avanza aguas abajo, ya que las pendientes disminuyen rápidamente, llegándose de 403 msnm a 230 msnm en una distancia recta de menos de 160 km (Villamontes-Misión la Paz, con cauce, pendiente media aprox. de 1,08 m/km), y luego de 230 msnm a 128 msnm, en 320 km (Misión la Paz-Ruta 28, inicialmente cauce con desbordes recurrentes y luego bañados, pendiente aprox. de 0,32 m/km).

¿Cómo llegamos a desarrollar el sistema de monitoreo y alerta temprano?

Atendiendo a la alta vulnerabilidad de las poblaciones de la cuenca baja-media y la alta fragilidad del sistema, comenzamos a desarrollar con la población local una tara de identificación de criticidades locales y del sector de la cuenca. A partir del año 2002 recorrimos la cuenca de Argentina y parte de la cuenca del Paraguay, con pobladores locales, en los diferentes sectores. En el año 2004 tuvimos oportunidad de elaborar un relevamiento participativo con la población originaria de Argentina, Bolivia y Paraguay, con patrocinio de la Dirección Ejecutiva de la Comisión Trinacional del Pilcomayo. Los datos emergentes de este relevamiento, sumados a los estudios técnicos que dicha Comisión estaba realizando desde 1995 (año de su constitución); permitieron elaborar un mapeo de riesgo hídrico. Este mapeo y sus informaciones asociadas (principalmente registros hidrométricos y meteorológicos de referencia), se constituye en la línea de base a partir de la cual se realizan los monitoreos regulares y se conforman los criterios indicadores de situaciones de alerta.

En el año 2005 se reunieron delegados de los pueblos originarios de la cuenca con funcionarios y técnicos vinculados a los organismos de cuenca (de Formosa, de la Subsecretaría de Recursos Hídricos de la Nación, de la Comisión Nacional Pilcomayo de Paraguay y de la Comisión Trinacional Pilcomayo). Se acordaron estrategias de limpieza e identificación anual de criticidades dentro de la zona más inestable del bañado, para recuperar el funcionamiento hídrico más apropiado para el desarrollo del río y los bañados y la convivencia de poblaciones sedentarizadas en sus márgenes.

Desde el año 2002 se fueron capacitando tecnológicamente personas para efectuar el georreferenciamiento y registro fotográfico de las identificaciones realizadas. Técnicos de ONGs, pobladores locales (criollos e indígenas) y últimamente estancieros (en Paraguay), ha sido capacitados en el manejo de GPS y fotografía digital (hoy es un anacronismo mencionarlo; pero cuando se inició, era una metodología de avanzada). Algunas personas se capacitaron en la lectura e interpretación de imágenes satelitales LANDSAT, y unos pocos en el manejo básico de SIG.

El rol del equipo de monitoreo se concentró en recoger las informaciones, sistematizarlas y brindar un diagnóstico útil para técnicos y pobladores, a fin de prevenir las potenciales consecuencias negativas de la siguiente creciente, o prever estados de sequía intensa para el período entre crecientes.

¿Cómo funciona el sistema?


Anualmente, durante y después de las crecientes, se hace una identificación de los cambios que ocurren en el desarrollo territorial del río y de los bañados. Se atiende especialmente a las zonas críticas identificadas en la línea base. Esta actividad se realiza a partir del análisis de las imágenes satelitales de la región afectada; la información verbal y fotográfica aportada por los pobladores locales; visitas a las diferentes zonas cuando hay financiamiento, por parte de técnicos de entes gubernamentales y ONGs que participan voluntariamente del monitoreo. A veces se cuenta con el aporte de informes o fotografías obtenidas en sobrevuelos oficiales o privados. Son clave en estos relevamientos, las personas que históricamente fueron capacitadas para el uso de tecnología asociada al monitoreo; pues pueden indicar con mayor precisión las situaciones críticas, e incluso elaborar mapas locales interpretando la realidad.

Identificados los cambios con este conjunto amplio de informaciones y datos, se realiza un mapa de riesgo para el siguiente período hidrológico y de posibilidades de sequía intensa para el invierno-primavera próximo inmediato.

Un aporte significativo, son los informes de crecidas de la Dirección Ejecutiva de la CTP. Si bien no son regulares ni en tiempo real, nos permiten evaluar la crecida de cada ciclo con las anteriores y analizar los cambios en la regularidad o frecuencia de picos, volúmenes desplazados fuera del cauce en las áreas de avulsión no permanentes, tiempos de llegada de los picos de una estación a otra (Villamontes a Misión la Paz), y otros datos que nos permiten percibir la magnitud de algunos cambios respecto a la línea base.

Con este conjunto de informaciones y datos elaborados, y cuando hay financiamiento, se planifican visitas a las zonas más afectadas o potencialmente vulnerables en la próxima creciente. En estas visitas, además de ver in situ los cambios o alteraciones, tiene como objetivo principal conversar con la gente del lugar y recibir sus percepciones sobre dichos variaciones. Esta percepción local es fundamental para elaborar junto con la gente del lugar, estrategias de prevención o mitigación ante eventos próximos. De estos encuentros (la mayoría de las veces informales), surgen en muchas oportunidades iniciativas y propuestas de intervención que se presentan a los técnicos responsables de los organismos de cuenca. El equipo de monitoreo en general no interviene en estas presentaciones, sino las organizaciones locales, sean de pobladores (como asociaciones civiles, juntas vecinales, etc) o de productores (asociaciones de productores, cooperativas e incluso la Sociedad Rural).

Durante el período de crecientes, desde una central conectada a Internet, se obtienen diariamente o varias veces al día, según la urgencia, informaciones hidrométricas y meteorológicas de los servicios citados en el ítem “Fuentes de información”. Se consultan las imágenes satelitales del día, cuando es posible (regularidad condicionada por la frecuencia de pasada de los satélites y la presencia de nubes). Con esta información, se construyen los datos que son puestos en público en un lenguaje fácil de entender, interpretando el significado de los registros para los diferentes puntos de la cuenca. Los mismos se divulgan por Internet, mediante una página del Facebook (monitoreopilcomayo), por celular (MSM, Wathsapp, etc), VHF (en Paraguay) y por correo electrónico a una lista de distribución que se fue construyendo con el paso de los años, e incluye actualmente pobladores, funcionarios y técnicos de ONGs y organismos públicos. Existen indicadores ya elaborados empíricamente de estados de atención y alerta en los sitios de medición. Esto nos permite dar el estado de alerta temprano a las zonas aguas abajo de donde se observan niveles o situaciones críticas. Las radio emisoras locales (FM) reproducen los avisos de alerta. Los contactos con las radio emisoras son principalmente mediante el Facebook y a veces telefónicamente.

Paralelamente a lo que se emite, diariamente recibimos información por celular, correo electrónico o Facebook de la situación en diferentes puntos, por parte de la población local que año a año se va comprometiendo más con su participación en el sistema. De ser pasivos receptores, actualmente una gran cantidad de personas comienza a enviarnos información verbal y fotográfica por los medios mencionados, a fin de dar a conocer su situación y alertar a los que están aguas abajo. De esta manera, muchos organismos responsables, provinciales y nacionales, obtienen información directa de la población afectada o por afectarse, pudiendo dar respuestas más rápidas y eficientes.

Administradores


Fundación para la Gestión e Investigación Regional (FUNGIR), en colaboración con otras organizaciones de la cuenca baja.

Usuarios

Habitantes y productores de la cuenca baja del río Pilcomayo (Bolivia, Argentina y Paraguay). Se trata de población criolla, indígena y estancieros (especialmente en Paraguay). Actualmente se suman a los usuarios originales, docentes y funcionarios no locales, que deben ir a la zona de riesgo o viven allí temporariamente, y solicitan información para planificar sus actividades.

Fuente de financiación

Entre 2003 y 2012, financiamientos por medio de la Cooperación Internacional privada.

Desde el ciclo hidrológico 2012-2013 hasta la fecha, de manera voluntaria, con pequeños aportes para el ciclo hidrológico 2013-2014. Durante el ciclo 2014-2015 la actividad es exclusivamente voluntaria.

Luis María de la Cruz
FUNGIR, Formosa, 22 de febrero 2015




lunes, 19 de enero de 2015

Situación de la zona de bañados en Paraguay y Argentina al 19 de Enero 2015

El desplazamiento regular de caudales del orden de los 400 a 450 m3/s desde comienzos de Enero, ha ido llenando las zonas de bañados en el sector superior de la cuenca paraguaya y argentina (oeste de Formosa).

En Paraguay el ingreso es de aproximadamente el 30 % de los caudales que llegan a la zona de reparto (estimaciones nuestras, por observación de la zona y de imágenes satelitales actuales).  Ingresa por el canal hasta la zona de colmatación, cerca de El Solitario (Paraguay).  Desde allí se desplaza hacia el Sur llenando los bañados formados entre el 2013 y 214, en dirección a la frontera con Argentina.  Hay algunos pequeños desbordes hacia Argentina , en la zona de Pozo Algarrobo-Cauce El Pichi-San Antonio.  En ese sector la Cañada Lamadrid se encuentra seca; observándose una sobre-elevación de la misma, respecto al resto del territorio.  Cerca de San Antonio se producen desbordes que cruzan la Cañada Lamadrid, hacia Mistolar.  El agua está lejos de esta localidad, desplazándose hacia el Sudeste.  Antes de llegar a la Picada de AGROPIL, este bañado se conecta con la Cañada Lamadrid, y a partir de este punto el agua se desplaza por la cañada, sin desbordes.  Todos los puestos ganaderos entre Mistolar y el Norte de AGROPIL deben estar atentos a la evolución del bañado; aunque por el momento no hay situaciones de riesgo.

En Argentina el agua se desplaza por el canal hasta la zona de Patillo (al Norte de Caracol, sur de AGROPIL, Paraguay).  Desde ese punto se comienzan a observar desbordes retrocedentes que están llenando el bañado entre Pescado Negro y la Ruta 86.  Aún no hay riesgos, pero es recomendable que los ganaderos retiren sus animales de la zona baja.  Desde El Patillo el agua se desplaza por tres vías: en el centro, por el canal y al Norte y al Sur, bordeando la zona de bañados.  Se observa claramente una sobre elevación del área de bañados, con desplazamiento del agua hacia ambas costas, tomando las áreas intermedias entre el monte y el bañado.  Hay riesgo de corte de la Ruta 86 a la altura de Tres Paces.  A pesar de que los volúmenes desplazados son moderados, hay riesgos de anegamiento en la zona de Churcal, Tres Yuchanes y La Rinconada.  Se recomienda a la población atender la evolución del bañado en los próximos días, especialmente en las zonas que no hay defensas y el camino de acceso a La Rinconada.  Se recomienda a los ganaderos de toda esa región que retiren su ganado de la zona central del bañado, ya que los riesgos de aislamiento son muy altos.  Por el Sur, el desplazamiento del agua se encuentra aproximadamente a la altura de Cienaguito - Tres Luces.  Por el Norte, está cerca de Río Muerto - La Esperanza.  Siempre el comportamiento es desplazarse por la costa Sur y Norte, dejando el centro del bañado sin agua, debido a su mayor altura respecto al resto del terreno (por colmatación a raíz del desarrollo de vegetación palustre).

lunes, 10 de noviembre de 2014

Situación del Niño en Noviembre 2014 y previsiones para el Pilcomayo

Las condiciones actuales del Niño indican que para este mes por lo menos se mantendrán condiciones de precipitaciones normales a un poco superior a las normales en la cuenca alta (Bolivia) y primer tramo de la cuenca baja (Bolivia-Argentina-Paraguay) del Pilcomayo.  Aparentemente no se esperan aún situaciones de crecientes excepcionales y hay probabilidades de que este comportamiento se mantenga, ya que la temperatura del océano Pacífico frente a la costa Peruana y Chilena muestra un descenso, frente a los meses anteriores.

Debe advertirse que el informe del CIIFEN remite a situaciones promedio, lo cual no significa que no se produzcan precipitaciones o vientos puntualmente por encima de lo normal.

Citamos el texto del resumen del Informe del CIIFEN para Noviembre 2014:

"La temperatura superficial del mar en el Pacífico E c u a t o r i a l , durante octubre, continuo con la tendencia observada anteriormente (6 meses) de mostrar valores por encima del promedio, con un leve descenso frente a las costas de Perú- Chile. Bajo la superficie del mar, entre 100 y 150 m, se presentaron varias celdas con anomalías de temperatura entre 2 y 3ºC, las que ascienden a medida que se aproximan la costa sudamericana, (Figs. 1 y 2). A partir de agosto hasta inicios de noviembre, el borde oriental del Pacífico ecuatorial en niveles bajos (850hPa), han estado presentes, vientos del Oeste; en cuanto a las anomalías del viento, durante octubre prevalecieron las anomalías de viento del oeste a lo largo del Pacífico central-oriental, (Fig. 3). E n niveles altos (200 hPa) los vientos del este s e p r e s e n t a r o n ligeramente fortalecidos en el Pacífico occidental, (Fig. 4). Durante la última quincena de octubre, el índice de oscilación del sur alcanzó –8.7, (Fig. 5). Los índices de las regiones Niño continuaron mostrando, durante octubre, valores positivos (sobre 0.5ºC), (Fig. 6). La anomalía de calor en la capa superior del océano (o-300m) a lo largo del Pacífico ecuatorial central, desde agosto a la fecha continúa exhibiendo valores positivos, caracterizado por la presencia continua de varios núcleos cálidos (fig. 7). Las actuales condiciones, están influenciado en el comportamiento anómalo en la distribución de las lluvias y en el clima regional en Mesoamérica, norte de Sudamérica y el Caribe, al igual que en el norte de Argentina y Uruguay, (Fig. 8). 

El contenido de calor aún presente en el océano, la evolución espacio -temporal de las anomalías de temperatura y el patrón de evolución de los vientos en respuesta a la alta variabilidad intraestacional, (Fig. 9), sugieren la continuación de las condiciones asociadas al desarrollo del evento El Niño y su influencia en el clima regional. En cuanto a las precipitaciones de lluvias para la costa oeste de Sudamérica durante el próximo trimestre serán algo deficitarias en el extremo norte de Sudamérica y sobre la normal en la región andina de Colombia, región andina centro sur de Ecuador y región andina sur del Perú ; igualmente al norte de Argentina y Uruguay, (Fig. 10). La mayoría de los modelos globales sugieren que el máximo desarrollo de un evento El Niño se produciría durante los últimos meses del presente año el cual se extendería a los primeros meses del 2015. Conforme a las condiciones actuales se estima que la intensidad del presente evento El Niño podría ser de débil a moderada (Figs. 11 y 12). 

Frente al escenario actual, se mantiene la recomendación a las autoridades nacionales, locales, sectores productivos, sistemas de gestión de riesgo y de recursos hídricos de los países históricamente afectados, a mantener activa las acciones de prevención así como los mecanismos de articulación institucional para la planificación territorial y sectorial."

miércoles, 28 de mayo de 2014

Bajante sin precedentes en Otoño

La cuenca del Pilcomayo, al igual que otras cuencas que atraviesan el Gran Chaco, suelen transportar caudales significativos durante mediados de Otoño e inicios de Invierno.  Este año la cuenca del Pilcomayo muestra un comportamiento irregular, con caudales muy por debajo de la media de la estación.  El día 24 de Mayo se registró un caudal de solamente 93 m3/s, con una altura de 2,82 m.  Hasta esta fecha los caudales superaban los 100 m3/s.  Se trata de un registro muy bajo que aparentemente tiende a sostenerse, a pesar de las lluvias y lloviznas locales.
Esto significará, para el Invierno y comienzos de la Primavera, una disminución notoria de recursos hídricos en toda la región de la costa y bañados.  En caso de disminuir los aportes de agua por lluvias y lloviznas (lo que estimamos ocurrirá a partir de Junio), deberá preverse una situación de desecamiento de la zona de bañados y disminución notoria del agua en el curso del río y canales, especialmente en Formosa y Paraguay.
Esta situación nos lleva a iniciar un alerta por probables sequías de intensidad en la cuenca baja, advirtiendo a los productores ganaderos para que comiencen desde ahora a prever mecanismos alternativos de provisión de agua para su ganado.  Estimamos también que estas bajantes anticipadas afectarán a la pesca en toda la región, y especialmente en el sector superior de la cuenca alta, ya que se puede prever que muchos cardúmenes quedarán encerrados en lagunas y esteros aislados en Paraguay y Argentina.

jueves, 22 de mayo de 2014

Tendencias climáticas para Mayo y Junio

Se mantiene la tendencia de mayores precipitaciones de lo normal para casi todo Paraguay, Valles y Altiplano de Bolivia y Norte de Argentina, por lo menos hasta finales de Junio.
Para Paraguay se esperan temperaturas máximas por sobre lo normal para la época.
Para el Centro de Argentina y gran parte del territorio boliviano se esperan temperaturas mínimas por debajo delo normal para la época.
Para más información, puede consultarse el siguiente link: http://www.ciifen.org/index.php?option=com_content&view=category&layout=blog&id=65&Itemid=72&lang=es

Perspectivas climáticas para la segunda mitad del 2014

De acuerdo a los análisis del CIIFEN, se estima una tendencia hacia la formación del Niño para el segundo semestre del 2014.  Se mantiene un estado de incertidumbre en cuanto a su intensidad y duración.  Si bien se observa un calentamiento (anomalías positivas) en las costas tropicales del Océano Pacífico, frente a América del Sur y Central; las anomalías negativas y neutras se mantienen frente a las costas de Perú y Chile.  Estas anomalías negativas inciden directamente sobre lo que ocurre en la cuenca alta del río Pilcomayo, generando menores precipitaciones que las esperadas.

Para la cuenca del río Pilcomayo, la formación del Niño en período de inicio de precipitaciones en la cuenca alta, puede significar, para el período 2014-2015, un incremento en los volúmenes de agua que ingresen al sistema.  Esto dependerá de que esta formación se produzca en toda la costa pacífica, variando las anomalías negativas frente a Chile y Perú, en positivas.

Cabe recordar que este año hidrológico (2013-2014) los volúmenes que ingresaron fueron significativamente menores a otros años de la década, con un sólo evento de creciente. En el ciclo 2012-2013 también se observó una disminución de ingreso de agua con respecto a la década, pero un poco mayor que la del último período (2013-2014) y, al igual que este, con un solo evento de creciente.
El boletín se puede consultar en el siguiente link: http://www.ciifen.org/index.php?option=com_content&view=category&layout=blog&id=64&Itemid=71&lang=es

jueves, 24 de abril de 2014

Pronóstico estacional Abril-Junio 2014 (CIIFEN)

De acuerdo al último informe de CIIFEN, el pronóstico para Mayo y Junio, para las cuencas del Pilcomayo y Bermejo, es el siguiente:

Mayor probabilidad de precipitaciones por sobre lo normal en ambas cuencas; especialmente en la región del Noroeste argentino, chaco boliviano y paraguayo.

Temperaturas máximas por debajo de lo normal en el Noroeste argentino y chaco boliviano; por sobre lo normal en el sector central de ambas cuencas y con tendencias variables en el sector inferior de ambas cuencas.

Temperaturas mínimas por debajo de lo normal en ambas cuencas, excepto el sector superior argentino de la cuenca alta del Bermejo.
Para la zona del Chaco, en los tres países, estas tendencias pueden significar menores riesgos de sequías intensas durante este período (Mayo-Junio).
Es necesario destacar que esta información está elaborada en base a datos suministrados por los servicios meteorológicos nacionales de Argentina, Bolivia y Paraguay.  En este sentido, debe señalarse que para la región comprendida en el sector superior de las cuencas bajas de ambos ríos existe un bache de información, debido a que no hay registros por parte de estos servicios meteorológicos.  Para las dos cuencas, este bache de información deja sin datos los siguientes sectores:
Suroeste del Chaco Boliviano, Oeste y Norte del Chaco Paraguayo, Dto. de Rivadavia, Norte de Dto de Anta y Oeste de San Martín, en Salta; Oeste de la provincia de Formosa; Centro y Oeste de la provincia de Chaco y Norte de Santiago del Estero.  Dentro de este bache de información, existen datos de organismos oficiales locales y privados que no forman parte de la red de información del CIIFEN.

lunes, 7 de abril de 2014

Un poco más acerca del significado y alcances del Monitoreo Ambiental del Pilcomayo

Varias personas nos preguntaron en qué consiste el monitoreo.  Para no responder a cada una por separado e imaginando que otros también se lo preguntan; daremos una respuesta general que puede facilitar la comprensión de nuestras actividades en la cuenca del Pilcomayo.

El objetivo del monitoreo ambiental es mucho más amplio que el de avisar si viene la creciente o si se espera un período crítico de sequías.  Entendemos por "ambiente" al espacio de relación entre la naturaleza y las actividades de la sociedad humana.  Esto hace que en el monitoreo, en principio y en teoría, entre todo lo que los diferentes cambios en la naturaleza afectan a las sociedades humanas de la cuenca y, a la vez, todo lo que las sociedades hacen que afectan a la estructura o funcionamiento de la cuenca.  "Monitorear" significa, desde nuestra perspectiva, que tomamos una época como referencia en una línea de tiempo, que viene a ser nuestra "línea de base" y a partir de ahí observamos los cambios con el objetivo de generar estados de alerta temprano ante inminencia de inundaciones o períodos de sequías extremos que puedan afectar la vida y producción de las poblaciones humanas y de los sistemas naturales asociados a la cuenca.  Esta "línea de base" incluye un conocimiento lo más profundo posible de la historia del Pilcomayo, que es tomada en cuenta para evaluar si los cambios que se producen están en el marco de una "normalidad" pautada por su comportamiento histórico, o si se alejan de dicha normalidad; que puede ser por razones profundas, estructurales (como podrían ser cambios en el comportamiento climático) o por acciones humanas de suficiente envergadura como para alterar los procesos naturales (como obras hidráulicas que modifiquen aspectos funcionales o estructurales).

En la medida de lo posible monitoreamos también los cambios sociales que se producen en la cuenca, relacionados con la evolución del río.  A veces no publicamos muchas cosas, sólo las usamos para nuestro trabajo directo con la gente, en el oeste de Formosa y Salta; en Paraguay y, en menor medida, en Bolivia.  Esto tiene que ver con los desmontes, los cambios de uso de la tierra, la inserción de intereses extraterritoriales en la cuenca que afectan a la vida de las poblaciones locales o a la naturaleza; a los problemas políticos, de gobernabilidad, de gobernanza, a sus soluciones (cuando las hay, cuando se producen políticas y acciones que resuelven esos problemas), la pérdida de biodiversidad, la llegada de nuevos vectores de enfermedades o patologías, el aumento de vulnerabilidad de los sistemas sociales y naturales de la cuenca; su creciente fragilidad ante grandes cambios estructurales (climático, por ejemplo); el consecuente aumento de riesgos e identificación de tipos de riesgos que nos llevarán a incluirlos en el sistema de alerta... En fin, entra todo lo que hace a las sociedades humanas y al sistema natural que se encuentra en el territorio de la cuenca y hacen a la identidad de la misma.

Hoy el monitoreo Pilcomayo funciona en gran medida mediante aportes voluntarios de la gente del río; aportes que no son en dinero, sino en informaciones que nos envían y en información que les enviamos y que se difunde abiertamente por las radios, los celulares, internet y el "cara a cara".  Pero esto representó un trabajo financiado externamente por organizaciones de cooperación internacional.  Se destacan entre ellas Garfield Foundation, Brot für die Welt, AVINA, GGF; entre las que mayores aportes hicieron. Indirectamente también la Unión Europea y la Comisión Trinacional del Pilcomayo, a través de contratos hechos por el Proyecto de Gestión Integrada y Plan Maestro, de la Comisión Trinacional, a organizaciones indígenas para la identificación de criticidades de la cuenca.   Estos fueron más de catorce años de apoyo financiero, y aún necesitamos mantener financiamientos externos para hacer viajes regulares a fin de verificar con la gente los cambios y pagarle a los profesionales que hacen las interpretaciones (desde sus disciplinas específicas) acerca de dichos cambios, y nos permiten desarrollar informes anuales. 

Tenemos la idea de ir generando un espacio similar para la cuenca del Bermejo, pero nos falta todavía mucho.  Así que el monitoreo del Bermejo es aún un sueño inalcanzado.  Por el momento, una utopía.

jueves, 27 de marzo de 2014

La Primavera, Formosa, en palabras de Claudio Morgado, ex presidente del INADI

La comunidad toba de La Primavera se encuentra en el sector inferior de la cuenca baja del río Pilcomayo.  En Noviembre del 2010 se consumaron hechos de violencia contra una manifestación pacifica reclamando derechos territoriales, salud y acceso a bienes básicos como alimentación y agua.  Hubo dos muertos, persecuciones, heridos no atendidos, muchos tobas procesados sin resolución hasta hoy, muchos policías provinciales absueltos.  Las acciones solo son comparables a la masacre de Rincón Bomba en 1947, ultimo ataque del gobierno neocolonial contra una manifestación indígena en demanda de sus derechos.  Poco se ha dicho, desde las palabras de los funcionarios, de aquellos actos.  Aun Félix Diaz es perseguido sistemáticamente por el aparato político provincial.  La entrevista que citamos a continuación (publicada por Revista Furias, número 19, http://revistafurias.com/?p=7633) es al Presidente del INADI en momentos de la represión perpetrada por el gobierno de Gildo Insfran contra los manifestantes tobas de La Primavera en la primavera del 2010. Vaya paradoja, una primavera que mata.  De un gobierno siniestro no se puede esperar mas que resultados siniestros.

Claudio Morgado rompe el silencio

Publicado on mar 25, 2014 por in Activismo, Actualidad, Entrevistas, N° 19
MORGADO EN FORMOSA
Luego de su polémica desvinculación del Inadi, Morgado cuenta el trasfondo de su separación del Instituto tras haberse comprometido con la causa de la comunidad La Primavera de Formosa.

Por Susana Salina

En diciembre de 2009 el músico, actor, conductor y ex diputado nacional por el Frente para la Victoria (FpV), Claudio Morgado, mediante el decreto 1968/09 del poder Ejecutivo Nacional fue designado presidente del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi), en reemplazo de María José Lubertino. Un recuento de su paso por allí y su trabajo con la comunidad qom.
¿Cómo te vinculaste con los Qom de la comunidad Potae Napocna Navogoh, La Primavera, de Formosa?
Fue apenas asumí la presidencia del Inadi, traté de ponerme a tono sobre el Instituto, de las distintas delegaciones que funcionan en cada provincia, sus directores que eran nombrados por el presidente; necesitaba ver cómo iba a continuar con todo lo que había. La idea era darle una impronta diferente porque además de intervenir en hechos relacionados con la discriminación, también incluía dentro de las funciones: la de elaborar políticas públicas para que esos hechos no se produzcan, por lo tanto quería abocarme a esto último. Empecé a revisar las denuncias hechas y me encontré con una que hacía tiempo que estaba cajoneada, llevaba dos años guardada, la realizaba la comunidad La Primavera de la provincia de Formosa, a través de Félix Díaz, por discriminación.
Al mes de haber iniciado mi gestión, me encuentro con que debía viajar a Las Naciones Unidas por la revisión que se hace permanentemente sobre el cumplimiento de los tratados internacionales de los Estados Miembros, de la que Argentina es parte y que además, son supralegales. Uno de los temas que se iba a abordar era la existencia de un informe sombra referente a la realidad de la comunidades originarias. Con más razón, decidí viajar a Formosa para interiorizarme de los hechos, antes de ir a la ONU, en el verano de 2010. Allí me encontré con que la gobernación provincial estaba por realizar un emprendimiento con el fin de instalar una Universidad sobre las 600 hectáreas que correspondían a la comunidad. En ese momento la situación era compleja ya que los Qom estaban sitiados por policías porque habían sido desalojados de esas tierras, que habían vuelto a ocuparlas; fui con una abogada del Inadi que se especializa sobre los derechos indígenas, y con el delegado regional del Instituto. Me costaba creer lo que estaba pasando.
¿Por qué te costaba creer lo que estaba pasando?
Había estado en Formosa un año antes, con una diputada, para ver todo el tema de discapacidad; fue como una visita guiada, había quedado deslumbrado. Recuerdo que fuimos a una escuela especial, pública, era maravillosa, fascinante como experiencia, única en el país, entonces decís: “A la pucha” que grandiosa es esta provincia. Pero claro, cuando te salís del mapa oficial, te encuentras con esto: llegue a la comunidad entrada la noche, me reuní con Félix Díaz y toda la gente, había una presencia importante de gendarmes al costado de la ruta 86. Cerca de las tierras de los originarios se organizó como un centro de operaciones, un campamento lleno de uniformados y para llegar a La Primavera tenías que pasar por el cordón policial. Con lo que me encontré al principio, a mi entender, era de una resolución inmediata: hacía dos días que los qom no comían, no podían salir a cazar, ni a buscar alimentos, ni nada; entonces decidí utilizar plata de la caja chica del Inadi, fuimos hasta Laguna Blanca, compramos fideos, algo de carne y nos pusimos a cocinar, en esas circunstancias conocí a Félix. Mientras preparábamos la comida, charlamos, nos acompañaba una antropóloga, Lorena Cardin, que hacía diez años venía trabajando con la comunidad. Por intermedio de ella, y de toda la documentación que me había facilitado, estaba en tema sobre la situación de Potae Napocna, por lo tanto lo que pude constatar era que se trataba de un territorio reclamado legítimamente por los originarios y que, el emprendimiento que querían realizar sobre sus 600 hectáreas, era una provocación porque lo podían haber hecho en cualquier otro lado. Obviamente, esto tenía que ver con la familia Celía, que son los criollos vecinos a La Primavera enfrentados a los Qom y amigos de toda la vida del Gobernador.
En tu visita a la comunidad, ¿existió algún hecho que te haya movilizado más que otros?
En realidad, allá todo es lastimoso, pero el caso de dos miembros Qom, me resultó impactante. Al momento de hacer la recorrida nos encontramos con Fermina que con 38 años de edad, pesaba 30 kilos, no se podía levantar de la cama. Padecía la enfermedad del mal de chagas, pero del que viene importado de Brasil, que a diferencia del contraído en el NOA, tiene la particularidad de que el músculo que conecta el esófago con el estómago, no se cierra bien, dificulta el avance del bolo alimenticio y se produce regurgitaciones (expulsión de comida y secreciones procedentes del esófago o del estómago, a través de la boca, sin el curso del vómito) y reflujos. Esto hace que la persona no pueda comer, que le cueste tragar y se vayan desnutriendo hasta la muerte. Trasladamos a Fermina a Buenos Aires, fue internada en el Hospital de Vicente López, allí le colocaron un stent, estuvo entre dos a tres meses internada, hasta que pudo comer y recuperó el peso. Regresó a Formosa con 50 kg y con toda la dentadura nueva, porque estaba sin dientes; volvió 0KM, con chapa y pintura nueva.
Luego, vino Mauricio, el esposo de Fermina, estaba muy deprimido a raíz de que había fallecido su hijito, nos contó una historia tremenda, que ya la habíamos escuchado en varias oportunidades. Era el quinto hijo recién nacido que perdían, charlando con él nos enteramos que cuando sus mujeres van a parir a los hospitales públicos, padecen de mucha discriminación, a veces no le dan ni camas, además las sedan, los partos se realizan con ellas prácticamente dormidas. Fermina aseguró que cuando tuvo a su último bebé, escuchó su llanto, sin embargo, le informaron que había fallecido y volvió con un cajoncito. Estos casos reiterados hacían despertar la sospecha de Mauricio, que decía tener miedo cuando llevaba los ataúdes de sus hijitos al cementerio, porque no sabía qué había ahí adentro. Los integrantes de la comunidad estaban convencidos de que les afanaban a sus chiquitos.
¿Tuviste el aval del gobierno nacional para intervenir en Formosa?
Antes de ir, me comuniqué con mi superior, el fallecido Eduardo Luis Duhalde, le comenté sobre la denuncia de la comunidad y le aclaré que consideraba que la situación era complicada y ameritaba que fuera para allá, él me dijo: “Andá porque lo que está haciendo Insfrán, es terrible”. Así que fui con todo el aval de mi jefe, que era el secretario de Derechos Humanos de la Nación. Cuando estaba  camino a la provincia, a bordo de una camioneta, recibí un mail en mi celular de Aníbal Fernández,  que era Jefe de Gabinete de la Nación, que en ese momento tenía mucho poder, porque como la oposición no había aprobado el presupuesto, las partidas eran las mismas que las del año anterior y para actualizarlas dependían de su firma. El correo decía que me debía poner en contacto con el Jefe de Gobierno de Formosa, Daniel González, que tenía mucho conocimiento sobre el derecho indígena, pero este señor había cambiado su postura respecto a los pueblos originarios, tuvo un giro negativo que no iba a favorecer para nada a los Qom. Cómo me iba a poner a las órdenes de éste muchacho, entonces hice caso omiso a ese mail.
¿Qué sucedió con Félix a partir de que lo conociste?
Viendo la tremenda falta de recursos que tenían en la comunidad, ni siquiera lo mínimo para la subsistencia diaria, consideré oportuno proponerle a Félix que formara parte del Inadi local, de la delegación de Formosa, su tarea se centraba en la recepción de todas las denuncias relacionadas con los pueblos originarios de la zona, teniendo en cuenta que la provincia es la segunda en el país con un importante porcentaje de población originaria, alrededor del 30%. Todos están en la misma situación, con poco acceso a lo mínimo en lo que respecta a la alimentación, salud, vivienda, trabajo y educación.
Durante mi estadía en Formosa pude observar, entre tantas cosas, que el Centro Integrador Comunitario (CIC), que depende del Ministerio de Desarrollo Social, no funcionaba, y no sólo eso, estaba abandonado. Estos Centros que se encuentran, por lo general, en lugares vulnerables, son los encargados de brindar a la comunidad un servicio de asesoramiento sobre toda la documentación necesaria para acceder a todos los planes que el gobierno brinda a todo ciudadano argentino, además de la atención médica. El CIC estaba fantásticamente construido hacía 5 años, pero era únicamente una fachada, porque los yuyos llegaban hasta el techo, nos trepamos y logramos ingresar, pudiendo constatar que estaba totalmente vacío, sin ni siquiera una silla, sin embargo, Desarrollo Social, no estaba al tanto de todo esto, porque figuraba que estaba habilitado y funcionando. Necesitaba que Félix se ocupara de todas estas cuestiones, estaba convencido de que su incorporación sería la oportunidad para crear un marco institucional que contuviera estos temas, meter el conflicto y trabajarlo desde adentro.
Félix llevó la propuesta a la comunidad, esta fue debatida en asamblea donde se aceptó. Lo que él recibía del Inadi se destinaba a La Primavera para satisfacer las demandas más urgentes, esa era la condición y, en caso de que se llegara a desviar de ese objetivo, debía ser apartado del cargo. Apenas se incorporó al Instituto, comenzó a trabajar enérgicamente y, como primera medida, solicitó que se les dictaran cursos acerca del acceso de los pueblos originarios a la justicia. El seminario se efectuó con muchos inconvenientes para su realización porque nadie les cedió un espacio, solicitaron un lugar en una escuela, pero les fue denegado. Finalmente, lo hicieron en el monte, duró todo un fin de semana, asistieron aproximadamente 200 caciques de diversas comunidades, la convocatoria tuvo éxito y fue absolutamente representativa. Félix me acercó las conclusiones de la tarea realizada, estaba trabajando muy bien, era alentador.
El nuevo integrante del Inadi, se incorporó en febrero de 2010, estaba muy contento porque por primera vez recibían una escucha institucional por parte de Nación.
Finalmente viajé a la ONU, allí estaban al tanto de lo que estábamos trabajando con la comunidad, eso significó una buena nota por parte del Organismo Internacional. Me pareció muy interesante esta nueva incorporación, porque se trataría de un caso testigo, sobre el abordaje de una temática conflictiva que contara con plena participación de los implicados, sentaba precedente.
Los cursos propuestos por Félix y concretados por el Instituto, permitió que los Qom se empaparan de toda la cuestión sobre sus derechos, dominaban bien todos los tratados internacionales existentes acerca de los pueblos originarios, el convenio 169 de la OIT, la Ley 26.160; ellos ya contaban con las herramientas para poder defender lo propio. Se logró inaugurar el CIC, toda la temática de los Qom tuvo mucha visibilidad y comenzó a prosperar.
Me resulta gracioso cuando intentan difamar a Félix, tildándolo de pertenecer a la oposición, más aún sabiendo que lo primero que hizo fue defender la ley 26.160, hecha por este gobierno a través de un trabajo exhaustivo realizado por Alicia Kirchner, que costó mucho para que fuera aprobada porque interpela fuertemente sobre la propiedad de la tierra, quienes son sus dueños y a quienes pertenece. Él habla con todos los que se le acercan, lo hace con TN, Clarín, Crónica, conmigo, y si lo invitaran de 678, también charlaría con ellos. Y, es comprensible dado que los miembros de su comunidad están atravesados por una situación extrema, donde les falta de todo y la gente se muere por inanición, enfermedades curables y prevenibles. Ante todo, lo que buscan es una ayuda inmediata; ves un micrófono y en él una oportunidad para una atención rápida y no se está analizando meticulosamente quién sos, o desde dónde estás parado políticamente. Uno desde capital y sentado en un escritorio piensa que las cosas funcionan de determinada manera, pero cuando estas en el lugar comprendés que son absolutamente diferentes y entendés el porqué.
Que Félix hable con TN no significa que sea opositor al gobierno y que haya sido miembro del Inadi, tampoco implica que fuese kirchnerista, porque él está por encima de todo, utiliza las herramientas que puede tener al alcance de sus manos para defender a su comunidad. Nosotros somos quienes no tenemos la capacidad de interpretar sus reclamos y por eso los articulamos políticamente, cuando no lo deberíamos hacer. Por eso, me pareció interesante que al conflicto territorial se lo pudiera encausar por la vía institucional, porque intuía que iba a escalar, debido a que es de larga data, viene desde 1940 y se hacía insostenible.
Creo que lo que molesta es que él haya logrado empoderarse, a tal punto que logró ser referente de la comunidad, además de haber logrado un cargo como funcionario público que le permitiera tener su propio ingreso para ayudar a sus hermanos,y no ser cooptado por el oportunismo político.
¿Cómo te enteraste del corte de ruta y de la represión?
A partir de la intervención de Félix como miembro del Inadi, se visibilizó la problemática de la comunidad, empezó a aparecer en medios, daba charlas, esta situación incomodaba al gobierno de Formosa, porque interfería con el avance de sus proyectos. Por orden provincial se instaló un obrador de construcción para emplazar el complejo Universitario dentro del territorio de La Primavera, esto disgustó a los integrantes Qom, sobretodo porque la Ley 26.160 que ellos defendían a rajatabla, establece que no se puede desalojar a los ocupantes originarios de sus tierras, por lo tanto las autoridades provinciales estaban infrigiendo una Ley Nacional. Entonces, Félix me llamó y me dijo que esto no daba para más, que hasta acá había llegado y que los miembros de la comunidad estaban analizando otro tipo de acción, otras medidas para detener semejante atropello; me pareció una reacción absolutamente legítima. Le expliqué que el Inadi era un espacio para que él pudiera desarrollar propuestas, plantear temas y acciones políticas concretas para encontrar una solución a sus problemas, al menos así lo concebía yo, le aclaré que nunca le había exigido o impuesto ninguna ideología a favor de nadie. La acción consensuada fue la del corte de la Ruta 86, que en julio se hizo efectiva, y la cosa se puso virulenta. Internamente, en el Instituto la situación era complicada porque Félix era un funcionario público nacional que estaba cortando una ruta nacional, pero como en el Inadi estas cosas eran moneda corriente, dado que los distintos referentes de las diversas comunidades que formaban parte del organismo, como gays, lesbianas, transexuales, estaban involucrados permanentemente en protestas, contravenciones o cortes de calles, yo bancaba estas acciones porque considero que forman parte de un derecho libre y ciudadano, así que lo único que sugerí fue que hicieran cortes parciales, que permitiera el paso de ambulancias, camiones, que la protesta no interfiriera con otros tipos de derechos, Félix lo tomó en cuenta.
Una vez hecho el corte, antes que se produzca la represión, recibo su llamado y preocupado me comenta que estaba notando un despliegue policial importante, eso me inquietó y empecé a llamar a todos lados, nadie me atendió, inclusive Luis Alem, subsecretario de Protección de Derechos Humanos de la Nación, a quien personalmente, a través de un pendrive, le acerqué toda la información sobre el caso de La Primavera, pero como Aníbal Fernández lo llamaba, a partir de ahí, se dio vuelta como un panqueque, así que quedé solo, no tenía con quien hablar. Félix me llama cuando se estaba produciendo la represión, escucho por medio del celular los disparos, le pedí que agarrara a toda la gente y se fueran al monte porque los podían matar. Efectivamente, se produjeron las dos muertes, los heridos y todas las complicaciones siguientes. Él pasó dos días oculto en el monte, al día siguiente le pido a un delegado de Misiones y otro de Formosa que se acercaran al lugar para ver la situación, estaban muy asustados y me comentaron que a los qom le habían quemado las casas, arrasaron con todo, era siniestro.
Los miembros de La Primavera se reunieron en asamblea y decidieron que varios integrantes de la comunidad debían viajar a Buenos Aires, junto a Félix, para llevar el reclamo y lo sucedido a Nación, por eso solicitaron ser atendidos por la presidenta Cristina Kirchner. Se armó una conferencia de prensa en el Hotel Bauen, para difundir lo acontecido en Formosa, los qom estuvieron acompañados por muchos referentes políticos, algunos devenidos en kirchneristas, recuerdo a Martín Sabbatella, Silvia Vázquez, que sigue trabajando con los pueblos originarios, pero ahora desde la oposición. Lamentablemente hoy ya no acompañan la causa, en ese momento todos estaban consternados por la represión desatada hacia ellos. Como la jefa de Estado, ni ningún otro miembro en su reemplazo, los recibió, decidieron acampar en la plazoleta de Avenida de Mayo y 9 de Julio. Félix Díaz, que continuaba siendo funcionario público, comenzó una huelga de hambre. Como presidente del Inadi hice el intento de destrabar el conflicto mediante la intervención del Ministerio del Interior, a través del secretario Marcio Barbosa Moreira, con él se trabajó sobre el conflicto hasta que finalmente el Ministro Randazzo los atendió. Los qom solicitaban la garantía del cumplimiento de una serie de puntos, se logró firmar un acuerdo. A los dos meses ese convenio ya no tenía sentido, porque nada de lo pactado, se cumplió: la provisión de agua, la restitución de los DNI que les habían quemado, el acceso a la salud, el tema territorial que para ellos es vital porque del monte y la laguna sacan todo lo necesario para su subsistencia: alimentos, medicina, la espiritualidad, algo que no está a nuestro alcance imaginar.
Nombraste a Aníbal Fernández, ¿cómo era tu relación con él?
A partir de la muerte de Kirchner, cambiaron muchas cosas, dentro del Inadi, también. Los enormes espacios de poder que él tenía lo fue ocupando quien se metía, desde ese momento, todo se hizo más complejo. Desde que asumí en el Instituto, hasta la defunción de Néstor, en octubre de 2010, nunca recibí un cuestionamiento suyo, aún sabiendo que Félix trabajaba en el Organismo y que en julio protagonizó el corte de la Ruta, eso que estábamos en permanente contacto porque en mayo de ese año había salido la Ley de Matrimonio Igualitario, que tuvo mucha repercusión. Tras su fallecimiento, comenzaron los movimientos extraños: Aníbal Fernández se empoderó de los espacios de poder, justo venció el contrato del que era vicepresidente del Inadi y él hizo lobby para que ese cargo lo ocupara María Rachid, ex presidenta de la Federación Argentina de Lesbianas, Gay, Bisexuales y Transexuales (Falgbt). En diciembre de 2010 la presidenta Cristina firmó el decreto y se concretó la designación, mientras tanto el directorio la ubicó al mismo nivel de decisión que el presidente. La primera medida que tomó como vice fue quitarle el contrato a Félix, que no había vencido, y el celular; así que siguió como funcionario público hasta febrero de 2011.
En el Inadi, tenía los días contados. Luego de la represión a los qom, me sucedió algo muy curioso: me llegó un mensaje de Aníbal Fernández, donde proponía como nuevo delegado de Formosa, en el lugar de Pedro Venica, a William Dardo Carballo, que según él, se trataba de una persona muy importante de los derechos humanos y que me iba a ayudar mucho con la causa de La Primavera. Leo el currículum, lo empecé a investigar y resulta que se trataba de un secretario de Gildo Insfrán, inmediatamente lo llamé y le pregunté si él pretendía que como recompensa por la lamentable actuación del gobierno provincial, que provocó las dos muertes, yo nombrara a ese tipo como delegado, que no lo iba a hacer, discutimos; hasta hoy Formosa no tiene delegado. A partir de esta situación, el ex jefe de Gabinete, me hizo la cruz. La situación en el Instituto se hizo insostenible, la relación con Rachid empeoró, era vergonzosa, humillante, ya no podía hacer nada porque había dos firmas que se superponían, todo lo que yo avalaba, ella lo invalidaba. Existía una contravención con la Ley nacional de fundación del Organismo, después al que van a pedir explicaciones por los actos administrativos, que duran 10 años, es al presidente, ya que la función del vicepresidente, según lo normado, es el cumplimiento de lo encomendado por el presidente. El Inadi era un barco a la deriva, ya no se podía ejercer ninguna acción.
Por último, luego del todo el camino recorrido junto los qom, ¿cómo avizoras el futuro de la comunidad?
Es tremendo porque el conflicto territorial lleva más de 70 años, son muchas décadas de sufrimiento, de abandono, de muertes de nuestros hermanos originarios, de reclamos y resistencia. Ningún jefe de Estado, en todo este tiempo, se ocupó de ellos, siempre  se los silenció. Sin embargo, a partir de la  llegada de Néstor al Gobierno, con la sucesión de Cristina Fernández como jefa de Estado, me dio profundas esperanzas de que por medio del Inadi, se podía encauzar el tema, ya que ninguna administración había estado tan cerca. Sobretodo, teniendo en cuenta que existe una legislación kirchnerista, la Ley 26.160, que los ampara.
Pero lastimosamente, existen intereses  económicos, que son hegemónicos y traspasan gobiernos, lo superan. No hay que perder de vista el negocio de la soja y del narcotráfico.
Llamativamente, es común que por el territorio de La Primavera se escuchen, permanentemente, de noche, y casi día por medio, ruidos de avionetas. En mis visitas, consulté a los pobladores, si esos sonidos eran seguidos: y aseveraron que, efectivamente, es así. Se me ocurrió buscar en el Google Maps, donde se puede observar como una especie de pista, precaria, al costado de Laguna Blanca que da a la Ruta 86, a casi 5 kilómetros de la frontera con Paraguay. Por lo tanto, lamentablemente creo que sólo con buenas intenciones, no alcanza.
Me hice muchas ilusiones cuando el caso llegó a la Corte Suprema, pero dolorosamente, hasta hoy no se llegó a una solución, no se avanzó en lo necesario. Se visibilizó el tema, intervinieron organismos nacionales e internacionales de derechos humanos, pero en el día a día ellos tienen muchas necesidades. Sin sus tierras ancestrales, no están completos, sino mutilados. De tener, nuevamente, una oportunidad similar a la del Inadi, redoblaría el esfuerzo, porque son causas que las considero legítimas, donde hay que poner el cuerpo.